Articles Tagged with ecommerce

Internet obliga al pequeño comercio a cobrar entrada

Esta mañana saltaba la noticia en Antena 3 Televisión.

Algunos comercios de Estados Unidos y Australia han empezado a cobrar entrada, hartos de que el consumidor les utilice como probadores de las tiendas de Internet.

El fenómeno no es nuevo, pero los pequeños comercios cada vez se resienten más.

Empezó siendo algo habitual en la industria del calzado hace ya unos años:
Un consumidor buscaba un modelo de zapato concreto, iba a la zapatería, se lo probaba y, una vez comprobada la talla, calidad, etc, volvia a casa y lo compraba por internet.

Lo que en su momento empezó siendo un hábito entre los avanzados de las compras por internet, que poco preocupaba a los comerciantes por ser un perfil de consumidor residual para ellos, se ha convertido hoy en un verdadero problema.

No es raro ver por ejemplo tiendas de ropa barbour que solicitan a la marca una diferenciación entre las prendas que distribuyen a través del pequeño comercio y las que venden en red, bien sea en su propia página web o a través de outlets de ropa.

El problema, según alguno de estos comerciantes, es que la gente viene aquí a probarse la ropa, (ropa que nosotros hemos pagado para tener disponible), comprueban y prueban, utilizan nuestras instalaciones,nuestros probadores, consumen nuestro tiempo, y después se van a casa y compran por internet, minimizando el riesgo de equivocarse por ejemplo de talla y ahorrándose en algunos casos solo unos euros.

Claro que a veces no son unos pocos euros, sino hasta un 20 ó 30% del valor,como mostraba A3 en su reportaje,  lo que hace que evidentemente el consumidor opte por las compras online.

Consecuencias

Pues en algunos comercios de EEUU y Australia, han decidido cobrar entrada, en algunos casos hasta 5 dólares, para evitar, o al menos minimizar la perdida, sobre todo cuando las diferencias de precio no son notables.

En todo caso, ¿cómo debería reaccionar el comercio a esta situación?.

Como comentaba antes, en algunos casos, las propias marcas intentan diferenciar los productos que venden por la red de los que venden a través de sus distribuidores (el pequeño comercio)

Zara, por ejemplo no tiene la misma ropa en la web que en las tiendas (claro que también hay diferencias entre su tienda de Marbella y la de Zaragoza ) pero ¿qué efecto tendría aquí que un comercio nos cobrase 5 euros por entrar a la tienda, y usar los probadores ?

¿cuál es realmente el futuro del pequeño comercio? ¿está condenado a desaparecer?

Aunque hay iniciativas que pretenden ayudar a dinamizar al pequeño comercio, es evidente que los costes que tienen que asumir, alquiler, impuestos, IBI, autónomos… las existencias que en general pagan las vendan o no (salvo muy pocas ocasiones en que las marcas dejan en deposito el producto) , les hace asumir unos riesgos que, de seguir así, realmente hace peligrar la propia existencia del pequeño comercio tal y como lo conocemos.

¿Alguna solución?