Impuestos a las compras por internet

Ayer apareció publicado que el senado de Estados Unidos acaba de aprobar una iniciativa de ley que podría acabar con las compras libres de impuestos por Internet para muchos compradores.

La iniciativa permitiría a los estados exigir a las empresas que vendan más de 1 millón de dólares localmente recaudar impuestos con productos que venden en la red, en catálogos y a través de anuncios por radio y televisión. Bajo la legislación, los impuestos por la venta se enviarían a los estados donde vive el comprador.

Bajo la ley actual, los estados sólo pueden pedir a los comercios recaudar impuestos si la mercancía tiene presencia física en el estado. Como resultado, muchas ventas que se hacen por Internet están virtualmente libres de impuestos.

Y la pregunta que yo me hago:
¿Cual es la situación en Europa?
Pues depende.
Por ejemplo, si la empresa que vende esta ubicada en españa, por ejemplo, es una página web en zaragoza, y el comprador esta también ubicado en España, independientemente de si es una operación B2B o B2C, se aplica el IVA español en vigor.
Sin embargo, si se trata de una venta, desde esa misma página web de zaragoza hacia un comprador de otro estado miembro, se debería diferenciar entre ventas B2B o B2C así como si se trata de una venta de bienes o servicios.
Para simplificar, consideremos unicamente que se trata de una venta de bienes, por ejemplo una empresa que vende repuestos de tractor:

  • B2B sería de aplicación el IVA del país de destino, aunque la factura se emita sin IVA ya que la normativa obliga al comprador a la autorepercusión y en este caso, deberemos pedir un número de IVA intracomunitario, para garantizar que se trata de una empresa.
  • B2C seria de aplicación el IVA español, a menos que se aplique el régimen especial de ventas a distancia, es decir, debería emitirse factura con el IVA en vigor en España

RÉGIMEN ESPECIAL DE VENTAS A DISTANCIA

El régimen de ventas a distancia se basa en una excepción a la regla general de
tributación en el territorio de inicio del transporte. Su característica principal
radica en que el destinatario no es un empresario o profesional, como sucede en
el régimen general, sino que se trata fundamentalmente de particulares.
Su finalidad es ofrecer un tratamiento generalizado a las ventas por catálogo o a
distancia, gravándolas con el IVA aplicable en el territorio en que se produce su
consumo.
Con este régimen especial se tolera un cierto volumen de
operaciones, en las que el adquirente no es empresario o profesional, que
tributan en origen. Pero cuando se supera el umbral establecido en la Ley del
IVA,(en españa 35000 euros) la tributación se produce en el estado miembro de consumo, en destino.
Este régimen especial está especialmente concebido para ser aplicado a las
ventas por catálogo, en las que el particular compra en un determinado Estado
Miembro sin desplazarse desde aquél en el que está establecido.

Puede verse una explicación mucho más desarrollada clicando en el informe del ICEX